El Vino y las emociones

Corren tiempos importantes para nuestra bodega, nos sentimos especialmente emocionados y orgullosos de presentarle esta nueva edición de Cosecha de Familia. Décadas de historia familiar y dedicación al noble oficio del vino, tan amado y disfrutado por dioses y humanos desde el albor de los tiempos.

Y precisamente el tiempo, el buen hacer y las emociones maduradas han arropado cada botella de Cosecha de Familia. El vino acaricia los sentidos, las emociones, nos conecta con nuestra esencia y nos regala momentos inolvidables que perdurarán por siempre en nuestra memoria.



Chillida, el artista que abraza las emociones.

En Bodegas Beronia hemos querido contar con la obra de uno de los artistas españoles más relevantes de todos los tiempos.

Eduardo Chillida nace en 1924 en San Sebastián. A los 19 años inicia sus estudios de arquitectura en Madrid aunque poco tiempo después los abandona. En 1948, buscando un ambiente creativo más propicio, se traslada a París.

En 1950 regresa a San Sebastián y en 1954 organiza su primera exposición individual en la galería Clan de Madrid con su primera escultura abstracta Ilarik. Con ella inicia su reconocimiento internacional que le llevará a exponer en ciudades como París, Londres, Milán, Madrid, Nueva York o Chicago.

Chillida es el artista que analiza las emociones provocadas por el tiempo que, como en Beronia, se convierte en un elemento indispensable que moldea y da forma con mimo y paciencia a nuestra obra.

La intimidad, estrecha como la relación entre un vino y aquel que lo degusta.

La luz, suave e iridiscente que baña con tonos ocres y dorados el fruto de nuestra pasión colándose entre las hojas de los viñedos y ofreciendo espectáculos únicos a la vista.

El vacío, que cobija la esencia de todas las cosas y que permanece aletargado a la espera de ver la luz, como nuestros vinos envejecidos en barrica.

El espacio, tan importante para abrigar aquello que más amamos creando atmósferas únicas como las de nuestra bodega.

La materia, ese anhelado fruto para palpar y percibir con todos los sentidos.

Eduardo Chillida era un experto reflejando en su arte todas estas emociones y por eso, en Bodegas Beronia hemos creído que nadie mejor que él para acompañar un vino tan especial como Cosecha de Familia.